INFORMATIVO ZONA NORTE (www.papantlaenlanoticia.com): ESTO ES LO QUE SE SABE DE LOS NIÑOS QUE FUERON DESMEMBRADOS EN EL CENTRO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

ANUNCIO:

jueves, 5 de noviembre de 2020

ESTO ES LO QUE SE SABE DE LOS NIÑOS QUE FUERON DESMEMBRADOS EN EL CENTRO DE LA CIUDAD DE MÉXICO



CDMX.- La noche del pasado 1 de noviembre, tuvo a lugar uno de los hechos más terribles y nefastos de los últimos años en la Ciudad de México, el cual por cierto fue descubierto por mera casualidad, casi como por capricho del destino, que quiso, demostrar el grado de podredumbre que predomina en los barrios bajos de la capital del país, y sobre ello, te exponemos lo que se sabe sobre el caso de los niños, cuyos restos descuartizados, fueron descubiertos cuando éstos eran transportados en un diablito. 
Las víctimas respondían a los nombres de Héctor y Alan Yahir, de 14 y 12 años de edad respectivamente, ambos se dice, solían vender dulces para ayudar económicamente, aunque también, a decir de los vecinos de la zona centro de la Ciudad de México, también se les veía recorriendo bares y cantinas, vendiendo drogas al menudeo. 
La noche del pasado 27 de octubre, fue el último día que se les vio con vida, cuando Héctor le pidió a su amigo Alan, que lo acompañara a ver unos arrancones de motocicletas, algo por lo que tenía afición, a donde lo habían invitado sus ejecutores, de hecho, se supo que también ahí vería a una chica con la que sostenía una relación amorosa, y más tarde, habrían se ir a dar gracias a San Judas Tadeo. 
Esa tarde, cámaras de vigilancia, captaron las últimas imágenes de los menores con vida, quienes tuvieron contacto con una persona que viajaba en una moto, a la cual, después de saludar a éste sujeto, se subieron para ingresar a una vecindad de la Calle República de Cuba. 



Según las investigaciones, en ése lugar los pequeños fueron introducidos a uno de los cuartos, en donde sus asesinos, los golpearon salvajemente con un objeto, se dice que fue tan horrorosa la tortura, que los distintos medios de comunicación que cubrieron éste hecho, decidieron no dar los pormenores del tormento al que fueron sujetos, por respeto a los padres de las víctimas. 
Solo se puede decir que, después de someterlos a tal suplicio, fueron asesinados, y posteriormente desmembrados, de hecho, en ése lugar que fue cateado por las autoridades, se encontraron restos de las ropas de los jovencitos, rastros de sangre, y hasta el probable objeto con el que fueron destazados. 
Como fue descrito en un principio, fue por mera casualidad, que éste terrible doble infanticidio fue descubierto, pues la noche del pasado 1 de noviembre, un hombre identificado como Edgar “N”, caminaba sigilosamente por las Calle República de Chile, en el corazón de la ciudad capitalina, empujaba de manera nerviosa un diablito, en el cual transportaba una cajas de plástico, como en las que se suele transportar pollos en canal. 
Para su mala suerte, tropezó y todo lo que llevaba envuelto en bolsas negras se salió de sus contenedores, policías que pasaban por el lugar se percataron de esto, por lo que de inmediato se acercaron para ayudar a éste hombre a meter toda “su carne” a las cajas de plástico. 



Sin embargo, y a pesar de poca iluminación, uno de los uniformados pudo darse cuenta que entre las bolsas negras había una oreja, también una mano, hombros, brazos, horrorizados los policías, que no daban crédito a los que veían, ya que los restos evidentemente no pertenecían a un adulto, de inmediato detuvieron al sujeto y dieron parte a sus superiores del hallazgo, por lo que enseguida el lugar era un hervidero de patrullas y elementos de distintas corporaciones. 
Además de Edgar, al parecer hay otro detenido, que habría sido aprehendido en el cuarto de la vecindad en donde los menores fueron asesinados, por cierto, ambos niños era de origen Mazahua, es decir, indígenas de una familia que originaria del Estado de México, y que habrían emigrado a la gran ciudad. 
Sobre la causa de su asesinato, se investigan aún algunas líneas, de las más fuertes, figuran, que todo tuvo origen debido a la relación que sostenía Héctor de 14 años, con una muchachita, ya que ésta también era pretendida por otro menor de edad que al igual que el occiso, se dedicaba a vender drogas, pero al parecer, para un bando contrario, de hecho la madre del finado, habría revelado a las autoridades algunos mensajes que le mandaba su hijo a su enamorada, en donde le contaba que se encontraba en competencia con otro chico en cuanto a la venta de droga, presuntamente, sería su rival de amores. 
Otra de las líneas, consiste, en que los menores fueron víctimas de la guerra por el control de la plaza de las bandas del crimen organizado que operan en la zona centro de la Ciudad de México, aunque las investigaciones continúan. 
Sólo resta hacer mención, que los menores, fueron trasladados al Estado de México, al lugar de donde son originarios para recibir santa sepultura.

No hay comentarios: