PARTICIPA EN NUESTRA ENCUESTA...

Buscar este blog

domingo, 10 de junio de 2018

ERA MIGRANTE, SE SUICIDÓ PORQUE LO SEPARARON DE SU FAMILIA


Un migrante hondureño separado de su esposa e hijo en el marco de la nueva política de “cero tolerancia” implementada por la administración Trump fue localizado muerto el mes pasado en su celda en un penal de Texas, informaron funcionarios, escribe Los Ángeles Times.
El 12 de mayo Marco Antonio Muñoz, de 39 años, se internó junto con su esposa y su hijo de tres años a Estados Unidos procedente de México cerca de Granjeno, población donde a menudo se entregan a agentes de la Patrulla Fronteriza las familias centroamericanas en busca de asilo. Muñoz y su familia fueron detenidos y trasladados para su proceso a un centro localizado en el cercano en McAllen.
El deceso constituye el incidente más reciente que llama en forma alarmante la atención sobre la política de cero tolerancia, misma que ha sido denunciada como inhumana por los defensores de los inmigrantes, así como sobre el centro, el cual hace poco un senador federal comparó con una perrera.
Cuando se le notificó que se separaría a su familia, Muñoz se molestó y forcejeó con los agentes, de acuerdo con un agente que habló pidiendo no ser identificado. Muñoz fue trasladado a un penal, donde, dicen las autoridades, se suicidó.
En los últimos meses, personal de la Patrulla Fronteriza se preocupó por las condiciones en el centro conforme fue aumentando el número de familias detenidas, dijo el agente. El centro, que es una bodega remodelada, en el 2015 se inauguró como sitio provisional de procesos a raíz de que las celdas de los separos de la Patrulla Fronteriza situados en McAllen se vieron rebasadas por la ola de familias centroamericanas.
Cuando los migrantes resguardados en el centro se ponen rijosos, como presuntamente fue el caso de Muñoz, son trasladados a las cárceles locales. A Muñoz se le llevó a 64 kilómetros (40 millas) al poniente, al penal del condado Starr ubicado en Río Grande City. El hombre intentó escapar en cuanto llegó a la cárcel, pero fue sometido, dijo el agente.
Muñoz, quien era productor de café, ingresó a las 9:40 pm al lugar, siendo aislado en una celda donde los custodios lo vieron orando durante la noche, de acuerdo con reportes policiacos. Al día siguiente, a las 9:50 am, un custodio vio a Muñoz tirado en el centro de la celda, inconsciente y sin pulso, con “un charquito de sangre junto a la nariz”.
El custodio localizó a Muñoz con “un pedazo de ropa enredado alrededor del cuello y atado a la alcantarilla situada en el centro de la celda”, de acuerdo con el parte policial. Se llamó a paramédicos al lugar de los hechos, pero Muñoz estaba muerto. En comunicado difundido el sábado, Aduanas y Protección Fronteriza señaló que había sido trasladado al penal por “su seguridad y la seguridad de otros”.

No hay comentarios: