Buscar este blog

viernes, 27 de abril de 2018

DESCUBREN LUGAR DE SACRIFICIO DE NIÑOS EN PERÚ


Arqueólogos cuentan con evidencias en La Libertad de lo que se trataría del sacrificio masivo de niños más grande de América, "y probablemente de la historia mundial", según informó hoy una publicación de National Geographic.
El equipo interdisciplinario internacional, que contó con el financiamiento de National Geographic Society, estuvo liderado por el arqueólogo peruano Gabriel Prieto (Universidad Nacional de Trujillo) y John Verano (Tulane University). Las investigaciones de este grupo de National Geographic siguen en curso. 
Durante las indagaciones, ellos encontraron los restos de más de 140 niños y 200 llamas jóvenes, que parecen haber sido sacrificados en el marco de un ritual que ocurrió hace unos 550 años en la entonces capital del Imperio Chimú, antes de que fueran conquistados por los Incas.
El artículo de la revista especializada precisa que si bien hay vestigios de sacrificios humanos en lo que fueron las civilizaciones aztecas, mayas e incas, "el descubrimiento de un evento de sacrificios de niños a gran escala en la poco conocida civilización precolombina Chimú es un hallazgo sin precedentes en América, sino en todo el mundo", indican.
En palabras de Verano, antropólogo físico que ha trabajado en la región durante más de tres décadas, "no lo esperaba y creo que nadie más se lo podría haber imaginado".
Los investigadores enviarán un informe con los resultados científicos del descubrimiento a una publicación científica revisada por sus colegas.
El sitio donde se encontraron estos restos humanos y de animales es Huanchaquito-Las Llamas, en el distrito de Huanchaco (Trujillo) y a menos de un kilómetro de la ciudadela de Chan Chan.
En el lugar, conocido solo como Las Llamas, se hallaron en el año 2011 los restos de 42 niños y 76 llamas durante una excavación de emergencia dirigida también por Prieto: los lugareños habían alertado de la presencia de restos humanos.
"Para cuando finalizaron las excavaciones en Las Llamas en 2016, se habían descubierto en el sitio más de 140 restos de niños y 200 llamas jóvenes. Por medio de datación con radiocarbono, se determinó que las sogas y los productos textiles que se encontraron en las tumbas se remontaban a una época que podría estar entre el 1400 y el 1450", detalla la publicación difundida hoy.
De acuerdo con los investigadores, los esqueletos de los niños y los animales muestran evidencias de cortes en el esternón, así como dislocaciones de las costillas, "lo que sugiere que el pecho de las víctimas se abrió y se separó, quizás para facilitar la extracción del corazón", detalla.
También se encontraron cerca de los restos de los niños, los de tres adultos -un hombre y dos mujeres- con signos de traumatismo en la cabeza. La ausencia de objetos en las tumbas de los cuerpos adultos, han llevado a los investigadores a "sospechar que podrían haber tenido un rol en el evento de los sacrificios y se les dio muerte poco después", se dice en la publicación.
"Los 140 niños sacrificados tenían edades que iban desde los 5 hasta los 14 años; y la mayoría tenía entre 8 y 12 años. En mayor medida, fueron sepultados mirando hacia el oeste, hacia el mar. Las llamas tenían menos de 18 meses de edad y por lo general se enterraron mirando hacia el este, hacia los altos picos de los Andes", detallan.
Tanto los humanos como animales habrían sido sacrificados en un mismo evento. También se hallaron huellas de sandalias de adultos, perros, niños descalzos y llamas jóvenes preservadas en la capa de lodo.
"Un análisis de sus huellas también puede permitir a los arqueólogos reconstruir la procesión ritual. Aparentemente, se guió a un grupo de niños y llamas al sitio, desde los extremos norte y sur del acantilado, reuniéndolos en el centro del lugar, donde se los habría sacrificado y enterrado. Los cuerpos de algunos niños y animales simplemente se dejaron en el lodo húmedo", se explica.
“Se trata de un sacrificio en forma de ritual, y es muy sistemático”, asegura el arqueólogo Verano.

No hay comentarios: