Buscar este blog

lunes, 19 de febrero de 2018

EL QUE MATÓ A SU ESPOSA E HIJAS, FUE EJECUTADO


El hombre que asesinó a su esposa y sus dos hijas– de 6 y de 8 años de edad– este fin de semana en la comunidad de Otlatepec, en Tlalchapa, Guerrero, fue hallado muerto.
Abisai Reynoso, dedicado a las labores de campo, se encontraba desaparecido desde la noche del sábado, luego de haber cometido el crimen.
De acuerdo con las primeras versiones, el sujeto había sido detenido por la Policía Municipal de Tlalchapa. Pero cuando llegaron a la comandancia, el subdirector de Seguridad Pública dijo desconocer su paradero.
Otros testimonio refieren que mientras las autoridades y familiares llevaban a una de las niñas al hospital, un comando ingresó a Otlatepec y se lo llevó. Esta versión no está confirmada.
Hasta la mañana del domingo, el paradero del homicida era desconocido. Posteriormente, fue localizado sin vida afuera del corral de toros de esa comunidad. Su cuerpo presentaba impactos de arma de fuego y le fue colocada una cartulina en la que se leía:

"Esto le va a pasar a todos los que maten gente inocente, y violen, este se murió por aver matado a su esposa e hijas pequeñas con esto no podemos revivir a su familia pero el daño se acabo. FM [sic]”.

Vecinos de la comunidad afirmaron que el comando que se llevó al multihomicida pertenece al cártel de La Familia Michoacana y actúa como brazo ejecutor contra personas que violan códigos de conducta impuestas por el mismo grupo a los habitantes de esa zona de Tierra Caliente.
El vocero de Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, informó que ya investigan si el hombre fue trasladado o no a la comandancia y si en su desaparición y ejecución hubo participación de la Policía Municipal.
Según versiones extraoficiales, el hombre era un campesino que tras ser deportado de Estados Unidos– donde estuvo ocho años– comenzó a beber y consumir drogas. Incluso, refieren, acudió a una clínica de la Ciudad de México para atenderse de esquizofrenia.
El pasado sábado, el sujeto mató con un hacha a su esposa Gladys, de 30 años de edad, y a su hija Leslie, de seis años, la degolló con un arma blanca. En un intento por deshacerse de los cuerpos, le prendió fuego a la casa.
Cuando elementos de Protección Civil arribaron al lugar tras recibir una denuncia por incendio, encontraron a Abisai en la entrada del inmueble cargando a su otra hija– Claudia, de 8 años–, quien fue rescatada con vida, sin embargo, falleció horas después en un hospital. Según el reporte médico, la menor no presentaba herida de arma blanca, sino golpes contusos, al parecer ocasionados con un martillo.
Los vecinos lograron salvar a una bebé de ocho meses, la tercera hija de Abisai.
Roberto Álvarez informó entonces que se investigaría el triple asesinato bajo el protocolo de feminicidio y perspectiva de género. Para entonces, el hombre ya había desaparecido.
Este es el segundo caso de feminicidio más sanguinario que ha sacudido a Guerrero en lo que va del año. El pasado 22 de enero, los restos de Magdalena Aguilar, una joven nutrióloga, fueron localizados en un local de Taxco, propiedad de su ex esposo, César Gómez Arciniega, quien hasta el momento sigue prófugo.
De acuerdo con los últimos datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Guerrero terminó el 2017 como la segunda entidad más peligrosa para las mujeres, al registrar 219 feminicidios.

SinEmbargo



No hay comentarios: