APROVECHE...

En estos puntos se está leyendo PAPANTLA EN LA NOTICIA en este momento...

Haga click en los puntos para ver el nombre del lugar.

miércoles, 19 de abril de 2017

Da a luz estando en coma, y despierta tres meses después


La historia de Amelia Bannan, una mujer argentina que acaba de cumplir treinta y cuatro años, seguramente funcionaría como guión de una película. Y es que parece más ciencia ficción que algo que pudiera pasar en la vida real. No obstante, tanto Amelia como su familia pueden asegurar que les ha pasado de verdad.

Todo comenzó en noviembre, cuando Amelia, policía en la localidad de San Pedro, estaba volviendo desde su comisaría hasta Posadas, donde residía. Por aquel entonces, la chica se encontraba embarazada de seis meses. Haciendo gala de ese aire de ciencia ficción que tiene esta historia, Amelia le dijo a su compañera hora antes de coger el coche: "No viajemos, si subimos a ese auto será solo para volcar". Casi como si de una película de 'Destino Final' se tratara, pasó justo eso; es como si ella hubiera podido ver el futuro antes de que este estuviera siquiera planeado. A medio camino, el coche recibió un golpe por detrás, haciendo que el conductor perdiera completamente el control, y estrellándose.

En ese momento, Amelia sufrió una lesión cerebral grave, con lo cual quedó en coma. Por suerte, el bebé que cargaba en su vientre sobrevivió totalmente ileso, al igual que los otros ocupantes del vehículo. A pesar de que su madre se encontraba en coma, el bebé continuó desarrollándose con normalidad durante un mes.

En el séptimo mes de gestación, aproximadamente, Amelia sorprendió a todo el mundo en la habitación del hospital abriendo los ojos y moviendo las manos. No pudo comunicarse con absolutamente nadie, con lo cual no pudo avisar de que tenía contracciones; no obstante, los médicos estaban pendientes y consiguieron darse cuenta. No fue capaz de dilatar debido al estado en el que se encontraba, así que el veinticuatro de diciembre se le realizó una cesárea de urgencia. Fue entonces cuando nació Santino, su hijo, pesando casi dos kilogramos, un peso bastante bueno para un prematuro y teniendo en cuenta las circunstancias que había tenido que atravesar ese último mes.

Por desgracia, Amelia no se recuperó, sino que volvió a caer en coma. Su hermano, César, señaló que "era desesperante. Todos los días era hablarle de cosas nuevas, acercarle al bebé, pero no había respuesta". Tras muchos meses de espera, y casi haber tirado la toalla por completo, Amelia abrió los ojos de nuevo el ocho de este mismo mes. "Estábamos en la clínica con Norma, mi otra hermana. Le contábamos cosas a Amelia y nunca teníamos respuesta, pero de pronto escuchamos un 'sí'. '¿Amelia, estás escuchando', le pregunté, y volvió a decir que sí. Le pedí que me sacara la lengua y la sacó. Fue una emoción, me quedé sin palabras".

La mujer está evolucionando rápidamente, pero aún queda bastante camino por delante. Tal y como han informado los médicos, es una paciente de riesgo, con lo cual hay que avanzar poco a poco. Todavía no recuerda nada de su embarazo, y cree que su hijo es su sobrino, pero los médicos creen que solo es cuestión de tiempo.

No hay comentarios: