En estos puntos se está leyendo PAPANTLA EN LA NOTICIA en este momento...

Haga click en los puntos para ver el nombre del lugar.

sábado, 24 de noviembre de 2012

AJUSTE DE CUENTAS EL HOMICIDO DE JUDITH SCAGNO.

* El móvil, la disputa por la herencia arrebatada…
* 5 participantes en el crimen, todos identificados…
* Hay un detenido, cuya vida peligra…
* Girará la Procuraduría órdenes de aprehensión contra los presuntos…

 
 
 
 

ENVIADO A PAPANTLA EN LA NOTICIA.

Por Anabel Quintanilla

 

Papantla, Ver., 23 de Noviembre.- El supuesto robo de 50 cabezas de ganado, en menos de quince días, recrudeció la lucha por la herencia de la familia Barrientos Quijano, entre los familiares de José Barrientos Quijano y su concubina Judith Scagno Sosa, quién fue asesinada por lo que se conoce como “un ajuste de cuentas”, por la fortuna arrebatada, según estableció la Procuraduría General de Justicia, que cabe señalar, se ha visto intimidada en esta zona por integrantes de presuntas bandas delictivas que al parecer protegen a los deudos de la occisa, pero que asegura que ya tiene identificados a los autores intelectuales y materiales del crimen.
Como se informó el pasado miércoles 21 de los corrientes, Judith Scagno Sosa, de 44 años de edad, fue asesinada de cinco impactos de bala, durante una planeada emboscada en un camino de terracería que conduce a la comunidad La Higuera, perteneciente al municipio de Coxquihui, por lo que la Procuraduría General de Justicia del Estado, giró las órdenes de aprehensión en contra de familiares directos del ganadero José Barrientos Quijano, quién también fuera privado de la vida en el 2007,  quienes al parecer son los responsables, tras haber sido despojados de bienes, ranchos, ganado, entre otros, por la ahora occisa.

En un hecho sin precedente, pero que llama poderosamente la atención, en 24 horas, la Procuraduría General de Justicia del Estado, a través de la Agencia Veracruzana de Investigaciones –AVI-, “esclareció”, el crimen de Judith Scagno Sosa, para muchos el caso de la crónica de una muerte anunciada, más no así el homicidio de José Barrientos Quijano, ejecutado de 7 balazos, en la puerta de su domicilio en esta ciudad, en agosto del 2007, que extrañamente en 5 años, la Procuraduría no ha podido esclarecer, pese a las evidencias y a las pistas claras, de las cuales alguna apuntaba precisamente hacía quién era su concubina, que fue “la ganona”, con su muerte pues se quedó con casi toda la herencia de la familia Barrientos Quijano.
 
 
 
La celeridad de la investigación del esclarecimiento de la ejecución de Judith Scagno Sosa, obedece probablemente a que ésta era hija de Dora Luz Sosa Urcid, actual regidora del ayuntamiento de Papantla, por el Partido del Trabajo, quién al amparo de ese instituto político y del sedicente dirigente, ex regidor papanteco y ex diputado local suplente, Javier Ánimas de la Sierra, ha movido “sus influencias”, presionando autoridades, comprado a otras más, primero, para alejar de toda sospecha a su hija en el homicidio de Pepe Barrientos y después para que ésta pudiera quedarse “a la brava”, con la millonaria herencia de los hermanos José, Eduardo y Jorge Luís Barrientos Quijano, cosa que finalmente logró.
Por esa razón, Judith Scagno Sosa, enfrentaba litigios en los tribunales de esta ciudad, con familiares de quién fuera su pareja sentimental, el ganadero y político, José Barrientos Quijano, tras adjudicarse el título de “esposa”, mediante el uso de un Acta de Matrimonio apócrifa, despojándolos de su herencia, la cual acaparó casi en su totalidad, a pesar de que no pertenecía del todo a Pepe Barrientos, pues debía compartirla con sus hermanos Eduardo y Jorge Luís Barrientos Quijano y el hijo mayor del occiso, de nombre José Barrientos Castro.
A raíz de la muerte de José Barrientos Quijano, Judith Scagno Sosa, comenzó una lucha encarnizada con los familiares de éste, por la posesión de la millonaria herencia, que finalmente mediante argucias legaloides acaparó casi en su totalidad, sin embargo su ambición no tenía límites, pues en forma retadora y cínica, sustraía el ganado de los diferentes ranchos, 40 animales hace 15 días y 10, un día antes de los hechos, lo que provocó el coraje de Eduardo Barrientos, quién le reclamó y se hicieron de palabras.
No se detuvo ante nada, pues se comenta entre los familiares de Pepe Barrientos, que han sido amenazados de muerte, pues en su cegada ambición por despojarlos de su patrimonio, Judith Scagno Sosa, presuntamente los acorraló, recurriendo a la protección de presuntas células delictivas, por lo que hoy temen por sus vidas, ya que tras la muerte de Judith Scagno, ahora es la madre de esta, Dora Luz Sosa Urcid, quién ha decidido continuar con la guerra desatada y llena de dolor por la muerte de su hija, se dice que ha jurado tomar venganza al precio que sea, por eso es que la respuesta no se hizo esperar, de quienes se dice, están detrás de ella.
 
 
 
Según declaración del detenido Javier Santacruz Armenta, alías “el parejita”, a partir del reciente robo de ganado, 50 cabezas en total, 40 hace 15 días y 10, un día antes de la muerte de Judith Scagno, se busco la forma de aplacar la voracidad sin límites de la ahora occisa, sobre la herencia de Pepe Barrientos y sus hermanos, por lo que se planeó el crimen, que derivó en una emboscada, cuando Judith Scagno Sosa, retornaba del rancho La Higuera, en la comunidad del mismo nombre, en el que participaron 5 personas, dos intelectuales y tres materiales, todos ellos plenamente identificados, pero que por la secrecía, con que lleva la investigación la Procuraduría, la cual permanece abierta, no se pueden dar a conocer.
El subprocurador para la Zona Norte, Tomás Cristóbal Cruz, ofreció una conferencia de prensa en presencia de Dora Luz Sosa Urcid y de Javier Ánimas de la Sierra, entre otros familiares de Judith Scagno Sosa, habló sobre el esclarecimiento de la ejecución, presentó ante los medios al detenido y ofreció algunos detalles de las investigaciones realizadas por el personal de la AVI, al mando del primero comandante regional Ángel Rodrigo Serrano Cabrera y del comandante de la plaza de Espinal, Miguel Ángel Guzmán Zepeta, dentro de la Investigación Ministerial PAP2/455/2012, iniciada por la fiscalía a cargo de Martín Hernández Vidaña.
 
 
 
Tras la ejecución de Judith Scagno Sosa, la policía indagó entre algunos lugareños de la comunidad La Higuera, quienes manifestaron haber visto salir de la comunidad a toda velocidad a un taxi, de color oficial, con número económico 17, con dirección a la comunidad de Santa Ana, del municipio de Chumatlan, el día de los hechos, por lo que procedieron a localizar dicho taxi, lo cual ocurrió el jueves 22 de noviembre del año en curso,  logrando interceptar en el tramo carretero Espinal – Coyutla, en la entrada a la comunidad de Entabladero, perteneciente al municipio de Espinal, al conductor  de nombre Javier Santacruz Armenta, alías “el parejita”, de 22 años, con domicilio en calle principal de Entabladero, de ocupación taxista, originario del Estado de México, quién además cuenta con antecedentes penales en aquel lugar.
El detenido que se encuentra plenamente confeso, aceptó su participación en la ejecución de Judith Scagno Sosa, por lo cual le ofrecieron una paga de 10 mil pesos, ya que supuestamente la occisa, le estaba robando ganado al señor Gelasio Quijano Pérez, quien es suegro de la persona que asegura que lo contrató, cometiendo así el homicidio, que ahora se confirma fue una ejecución por la disputa de la herencia de la familia Barrientos Quijano y Judith Scagno Sosa.
Durante la conferencia de prensa, el Subprocurador de Justicia, Tomás Cristóbal Cruz, aseguró que ya quedó totalmente esclarecido y que se mantiene un operativo por parte de la AVI, para lograr la captura de 4 personas más, aparentemente involucradas en el crimen, se sabe que dos de ellas son familiares directas de José Barrientos Quijano y que el móvil del asesinato fue la herencia arrebatada, también se confirmó que recibió cinco impactos de bala que incluye el llamado “tiro de gracia”, para cerciorarse de la muerte de Judith Scagno.