Buscar este blog

viernes, 8 de enero de 2010

PUNTO DE VISTA: La Negación...

POR Filiberto Vargas Rodríguez.
Lo publicó este miércoles el periodista Salvador García Soto, en su columna “Serpientes y Escaleras” de El Universal:“En Veracruz, un comerciante cuenta que un día llegaron a su local unos tipos armados a decir que le compraban el establecimiento; el negocio no está a la venta, les dijo él. Los tipos volvieron un par de veces y al escuchar más negativas, le advirtieron que se arrepentiría. Al día siguiente recibió un aviso: Un hijo suyo estaba secuestrado y si no se presentaba en la notaría que le indicaban, no lo volvería a ver. Fue a la notaría y al llegar le dieron a firmar unos papeles; eran las escrituras de su local que terminó firmando bajo presión y cediéndolo a los narcos”.La mañana de este mismo miércoles, cerca de las 7 horas, un comando armado interceptó y secuestró al Director del Reclusorio Regional de Pacho Viejo, el teniente coronel Sergio Borrego Reyes, cuando salía de su domicilio en la unidad habitacional Xalapa 2000, a bordo de una camioneta Murano, de Nissan. Una hora después lo habían soltado. Durante el día trascendió que apenas la semana pasada este militar había “tenido fricciones con gente de adentro”.Fuentes de la propia Secretaría de Seguridad Pública confirmaron que el penal Ignacio Allende del puerto de Veracruz es controlado totalmente por grupos del crimen organizado que purgan su sentencia ahí.La novedosa política del actual titular de Prevención y readaptación Social, Samuel Juárez, de nombrar a mujeres como titulares de los reclusorios, se fue desmoronando cuando una a una fueron víctimas de las presiones que las mafias les aplicaron para que cedieran a sus exigencias.Nada de esto es invento. Es una práctica común en los reclusorios de máxima seguridad. Investigan a los directivos del penal y a los custodios. Ubican a sus familiares y les envían la advertencia: O cooperan, a su familia lo pagará.Si eso hacen en esas instituciones de la más alta protección, ¿qué no podrán hacer con los rudimentarios esquemas de vigilancia que se aplican en Veracruz?Reza el dicho que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y esa es la actitud que asumen las autoridades en Veracruz.El “levantón” del director del penal no fue más que “un incidente”, pues en Veracruz no pasa nada.Aquí no nos pegó la crisis, aquí no suben los impuestos, aquí se siguen generando empleos, aquí no se han reducido las remesas, aquí el crimen organizado sabe que “si la hace, la paga”; aquí ni la influenza A H1N1 se atrevió a manifestarse, aquí las tormentas nos hacen lo que el viento a Juárez.En el ámbito de la psicología se dice que la negación es “un mecanismo de defensa que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia o su relación o relevancia con el sujeto”.Según la enciclopedia virtual Wikipedia, los que asumen esa actitud “rechazan aquellos aspectos de la realidad que consideran desagradables”.El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo negándose a reconocer algunos aspectos dolorosos de la realidad externa o de las experiencias subjetivas que son manifiestos para los demás. El término “negación psicótica” se emplea cuando hay una total afectación de la capacidad para captar la realidad.¿Conoce usted un caso así?Si vive en Veracruz seguro que sí. Lo lee todos los días en los periódicos, lo escucha en la radio y lo ve en la televisión. Gobierna Veracruz y se niega a aceptar cualquier realidad que empañe la “perfección” de su trabajo.Alguien se debe acercar a él y explicarle que para este mal sí hay cura.Se requiere tratamiento, pero podría sanar.

No hay comentarios: